Martes 27 Junio 2017

Roberto PÉREZ LÓPEZ

La ciudad y puerto de Coatzacoalcos no tiene vocación turística, por varias razones, es una zona industrial y portuaria, o sea, quienes llegan no vienen por ser un polo de desarrollo turístico, sino por cuestión estrictamente de trabajo, no arriban para descansar y mucho menos para tener un sano esparcimiento en sus playas o sitios de recreos.

Roberto PÉREZ LÓPEZ

El hecho mediático de que la Procuraduría General de la República -PGR- haya iniciado una investigación oficial contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa y otros funcionarios de su gabinete, no significa que lo vayan a encarcelar, cuando menos al mandatario, resulta poco creíble por el manto de la impunidad en que se cobijan todos.

Esta noticia –de la semana pasada- que corrió como reguero de pólvora desde la capital veracruzana hasta otros confines, y que en las redes sociales se hizo viral, a la gran mayoría de los cibernautas les resultaba inverosímil, no porque crean en la inocencia de Duarte, sino por ser un acto inédito en la entidad, por la complicidad con Peña Nieto y el PRI.

Cabe mencionar de que aquellos 25 millones de pesos que le incautaron a un funcionario menor del gabinete de Duarte en el aeropuerto de Toluca, que finalmente no hubo responsabilidad alguna, todo indicaba que es dinero estaba destinado para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, por eso no paso absolutamente nada.

Entre esa complicidad y muchas más existen el vínculo de la corrupción e impunidad de Duarte y Peña Nieto, de tal forma que no podría ser enjuiciado, otros funcionarios de su gabinete es posible, pero el mandatario nunca, son acuerdos tácitos e inviolables, en síntesis es un “botín mal repartido”, lo que implica que Javier debe renegociar el saqueo.

“No lo veo tan fácil, porque al final de su sexenio trágico Peña Nieto se dará baños de pureza y buscara chivos expiatorios, ahora procede conforme al Derecho Penal que se investigue al Fiscal General por el delito de incumplimiento del deber legal, conforme al artículo 320, fracción I, última parte, que se castiga con 10 años de prisión”.

Así escribió un cibernauta incrédulo de la noticia difundida en las redes sociales, y todavía recalcó: “y van a faltar Pachos Viejos -penitenciaria cerca de Xalapa- para todos los socios que en contubernio robaron a los veracruzanos”, aunque sea Vicente Benítez González, diputado local electo del PANAL, entre otros implicados en los delitos imputados.

Sobre esta denuncia por el delito de enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal, la PGR exigió que los indiciados deberían de comparecer en la Ciudad de México, hasta el momento -después de una semana- no se sabe nada del avance de la investigación y comparecencia, seguramente están cuadrando la situación.

Y no va a pasar nada, finalmente Duarte lo va a librar, por eso en Veracruz van a seguir gobernando “Los Canguros” -rojos, verdes, amarillos y azules-, o sea, “unas ratotas grandes”, con respeto a esos marsupiales por la comparación con estos políticos corruptos y desvergonzados del PRI.

Para colmo de males viene lo peor en Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador electo del PAN-PRD, es una copia fiel de su homologo Javier Duarte de Ochoa, con una negra historia de corrupción y enriquecimiento ilícito, desde su época en el PRI y  su paso por el PAN, donde desfalco al ISSSTE.  

A QUIÉN LE IMPORTA?

La suspensión de los derechos políticos de Javier Duarte de Ochoa, gobernador de Veracruz, como militante “distinguido” del PRI es solamente “circo y maroma”, pues realmente a quién le importa eso, lo que desean millones de veracruzanos es que sea castigado con cárcel por el delito de peculado y enriquecimiento ilícito.

Y esa presunta expulsión del PRI, proviene precisamente por estar involucrado en actos de corrupción investigado por autoridades federales, ahora resulta, entonces que también esa Comisión Nacional de Justicia del PRI le retire esos mismo derechos políticos a Enrique Ochoa Reza, líder nacional del tricolor, por esa liquidación que obtuvo de la CFE.

Además el PRI tendría que empezar a castigar a varios de sus “distinguidos” militantes, César Duarte, de Chihuahua, Roberto Borge, de Quintana Roo, Fidel Herrera Beltrán, ex de Veracruz, Humberto Moreira, de Coahuila, hasta Enrique Peña  Nieto por su “casa blanca”, entre otras corruptelas, así el PRI se quedaría sin miles de militantes “distinguidos”.              

Para cualquier comentario, sugerencia, opinión y aclaración al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y al teléfono celular: 921 172 7002.

Roberto PÈREZ LÒPEZ

“El que traiciona una vez, traiciona siempre”, así se entiende la relación de Ricardo García Guzmán, contralor del gobierno de Veracruz, con Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador electo de la entidad, historia de deslealtad y traición de ambos, los dos provienen del PRI, del sistema que cobija a la impunidad, corrupción y demás  males partidistas.

Ambos -Ricardo y Miguel Ángel- se han enriquecido al amparo del PRI y PAN, son producto de la impunidad, corrupción y tráfico de influencia, por eso compaginan a la perfección en todo, son tal para cual, de la misma calaña, de ahí que Yunes Linares haya retrocedido en su pretensión original, de encarcelar a la familia “García Guzmán”. 

  A partir de diciembre Yunes Linares va a encabezar un gobierno -si lo dejan- totalmente desacreditado en todos los sentidos, sin calidad moral, ética política y principios, muy cuestionado por el historial negro que los persigue, por la deslealtad y traición en el PRI y ahora en el PAN, para lograr su objetivo, la gubernatura de Veracruz, su mayor ambición.

Roberto PÈREZ LÒPEZ

El fantasma del ex mandatario Carlos Salinas de Gortari ronda en las múltiples posibilidades de negocios jugosos en Petróleos Mexicanos -PEMEX-, precisamente en estos momentos de que su “familiar político” José Antonio González Anaya está al frente de la nueva Empresa Productiva del Estado.

Entre estos parientes ya se venían haciendo negocios redondos y jugosos, José Antonio González Pereira, padre del director de Petróleos Mexicanos, el conocido Pepe Toño, en ese entonces Francisco Fernández Lagos, actualmente súper asesor en la Dirección General de Pemex, permitió la consolidación de la empresa familiar “Pepe Tronix”.

A través de Fernández Loyo, quien organiza reuniones con ingenieros jubilados y sindicalizados para reclutarlos a su nuevo equipo de privilegiados, desde los años noventa empezó a otorgar contratos al papá del hombre fuerte de Pemex, que dirigía la empresa “Pepe Tronix”, obras en el área de Ductos de la zona de Coatzacoalcos, Veracruz.

Roberto PÈREZ LÒPEZ

En la larga lista de torpezas y desaciertos de Enrique Peña Nieto ahora se suma la invitación que hizo al candidato republicano de Estados Unidos, Donald Trump, para que sea recibido en la residencia oficial de Los Pinos, políticamente puede ser un error, pero también un distractor social ante el nuevo incremento de los combustibles.

Una nueva torpeza de Peña Nieto es simplemente “otra rayita al tigre”, un gobernante desacreditado ante la opinión nacional e internacional, que ahora recibe a Trump después de los agravios y lamentables expresiones que ha vertido contra los mexicanos, para Rocío Nahle García, líder cámara de Morena, EPN cayó en el servilismo.