Viernes 20 Octubre 2017

Roberto PÉREZ LÓPEZ

 

El índice de inseguridad que prevalece en todo el territorio veracruzano resulta adverso al gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, en campaña presumió que lograría combatir la delincuencia organizada, en los dos meses y medio de su administración las cifras demuestran su incapacidad e ineficacia.  

 

Con suma facilidad Yunes Linares abrió su bocona para ufanarse de poder lidiar contra el crimen organizado, principal problemática social que desde el gobierno de Fidel Herrera Beltrán y su discípulo Javier Duarte de Ochoa, ambos del PRI, mantienen en la zozobra e incertidumbre a millones de veracruzanos.

 

Para Yunes Linares le resultó fácil comprometerse con los electores veracruzanos para abatir el alto índice de criminalidad, una situación electorera para ganar votos, ahora sentando en la silla gubernamental enfrenta la triste realidad, las ejecuciones y secuestros marcan sus dos primeros meses de gobierno.

 

Yunes Linares, el gobernador porro de Veracruz, ahora vive en carne propia la gran diferencia del discurso y la retórica frente a los hechos, la realidad lo supera todo, queda al descubierto su falta de oficio para desmantelar a la delincuencia organizada, una asignatura pendiente que va aquedar de su corto mandato, herencia de sus antecesores.

 

De seguir así el índice de inseguridad en la entidad, esta será la tumba política para Miguel Ángel Yunes Linares, de su pretensión y ambición de querer heredar el cargo público a su hijo, al Senador Fernando Yunes Márquez, quien antes desear pasar por la alcaldía de Veracruz y después saltar a la gubernatura.

 

MALESTAR POR PLANILLA PAN-PRD

 

Todavía no logran sacar al candidato de la alianza PAN-PRD para la alcaldía de Coatzacoalcos y ya se pronostica inconformidad en la integración y conformación de las respectivas planillas, por el agandalle de ciertos personajes que pretenden reservar su lugar preferencia en la lista de regidores.

 

En el caso del albiazul, fuentes al interior hace saber que Víctor Esparza y Luis Rendón exigen que les sea reservados lugares preferenciales en la planilla, además de intentar imponer gente externa, desplazando a la militancia que reclama sus derechos por su antigüedad y trayectoria política.

 

Por su parte en el PRD, quien se atribuye todos los derechos para imponer y manejar todo a su antojo y voluntad es Alejandro Wong Ramos, el moderno cacique del sol azteca, también quiere colocar en la primera posición de la planilla a su primogénito, y en la segunda posición  a la hermana de Ramón Ortiz, líder transportista de la CTM.                                      

 

Para cualquier comentario, sugerencia, opinión y aclaración al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y al teléfono celular: 921 172 7002.

 

.

 

GACHO_SEPT11.jpg