Jueves 27 Abril 2017

Roberto PÉREZ LÓPEZ

 

El índice de inseguridad que prevalece en todo el territorio veracruzano resulta adverso al gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, en campaña presumió que lograría combatir la delincuencia organizada, en los dos meses y medio de su administración las cifras demuestran su incapacidad e ineficacia.  

 

Con suma facilidad Yunes Linares abrió su bocona para ufanarse de poder lidiar contra el crimen organizado, principal problemática social que desde el gobierno de Fidel Herrera Beltrán y su discípulo Javier Duarte de Ochoa, ambos del PRI, mantienen en la zozobra e incertidumbre a millones de veracruzanos.

Roberto PÉREZ LÓPEZ

El país sufre una grave crisis económica y política, derivado de la enorme miopía de Enrique Peña Nieto, de “No Ver a México”, de la ceguera del PRI y sus aliados del PAN, PRD, PVEM y demás partidos satélites, se muestran ciegos y sordos de las necesidades y padecimiento del pueblo, frente a los grandes privilegios de la cúpula del poder.      

No Ver a México, por una reforma energética que no se observa por ningún lado los beneficios que puede traer al compungido pueblo de México, sino todo lo contrario, las oportunidades de negocios para los personajes de la mafia del poder, mientras que los miles de trabajadores petroleros se están quedando sin empleo, sin el sustento familiar.

No Ver a México, de los gasolinazos, mismos que iniciaron en el mandato del panista, Felipe Calderón Hinojosa, y que ahora Peña Nieto los adoptó y adaptó al intereses de los importadores, mientras que el pueblo sufre del impacto en el costo de los producto básicos, de seguir sin acceso a una buena alimentación y nutrición.

Roberto PÉREZ LÓPEZ

Cuando el barco se empieza a hundir, dicen que los primeros en abandonar el navío son las ratas, esta alegoría refiere a lo que sucede en el PRI a nivel nacional, pero muy en particular en Coatzacoalcos, y ahora la opción para ellos es el PAN-PRD, sus aliados y primos-hermanos, los mismos que han traicionado al pueblo.

Juan Manuel Rodríguez Caamaño, ex secretario del ayuntamiento porteño, Guadalupe Porras, esposa del ex alcalde bipolar Marcos Theurel Cotero, quien se enriqueció con el dinero del pueblo, Jesús Moreno Delgado, ex director del DIF, gente cercana y de confianza de Marcelo Montiel, ex delegado de la Sedesol.

Por Iván Calderón 
En la ciencia de la psicología existe un desorden de personalidad denominado "trastorno histriónico narcisista" el cual se encuentra englobado en un patrón general de excesiva emotividad, búsqueda de atención y necesidad de admiración. 

José Luis Ortega Vidal

(1)

¿Hundir a Fidel?

Hay un factor determinante para el retorno de Fidel Herrera Beltrán a suelo mexicano y –se prevé- a territorio veracruzano: la decisión del canciller Luis Videgaray, personaje con quien nada lo une –políticamente- salvo la militancia de ambos en el PRI.

Herrera Beltrán tiene muchas deudas políticas en la tierra de la que fue gobernador y una de ellas es con José “Pepe” Yunes Zorrilla, millonario heredero y político nativo de Perote, Veracruz.

Actual senador de la República, en el 2006 Pepe Yunes sufrió el engaño, la chamaqueada, la tomadura de pelo de Fidel cuando fue enviado por primera vez a la búsqueda de un cargo en la Cámara Alta sólo para sufrir la derrota debida, en parte, al abandono de parte del entonces gobernador.

Al mismo José Yunes Zorrilla y al también senador actual Héctor Yunes Landa, el ex cónsul en Barcelona los agarró de tarugos haciéndoles creer que uno de ellos sería el candidato a sucederlo en la gubernatura de Veracruz vía los comicios del 2010.

FHB se deshizo de los Yunes e impuso como candidato a gobernador al inefable Javier Duarte de Ochoa, a quien hizo ganar frente al actual gobernante Miguel Angel Yunes Linares y apoyado “por el pinche poder” que Herrera Beltrán presumió en la cúspide de su control político en Veracruz.